viernes, 29 de mayo de 2009

Camarada

No creas que el pasado te firmó el acta de mi cuerpo,
O tan siquiera los derechos de mis labios.
Tu partida te quitó el convenio con mi alma.
Ahora si tu boca llama a mi nombre...

pues que lo llame camarada.

No hay comentarios: