sábado, 10 de octubre de 2009

Mil y dos veces más



Si tan sólo pudiera sentir lo que siente la blusa al caer al suelo, o la almohada al volar de extremo, lo que siente la sábana al despedirse del colchón, o el edredón al sentir el peso.

Si tan sólo pudiera sentir lo que pasa a mí alrededor, a mi frente y a mi espalda… para completar en mil y dos veces más la sensación de tus manos sujetando mi espalda.

¿Qué hago con el tibio aire entre mis piernas al ser descubiertas o la exitación de mis labios al pensar si te besa?

Si tan sólo pudiera sentir la sangre que recorre tus venas o el palpitar de tu lengua... lo que siente tu faja una vez abierta y la risa de las medias al abandonar tus piernas. Para sentir en mil y dos veces más tus locuras que envolvieron una vez mi silueta.

Si tan sólo pudiera sentir algo fuera de esta fase REM, para despertar y darme cuenta en mil y dos veces más que aún te tengo y ya te diste cuenta.

2 comentarios:

Alejo dijo...

Y esto como se comenta?!!! lo que sale del alma la cabeza no lo entiende, por lo que solo me queda guardar silencio y dejar que que el cerebro se apague para volverlo a leer quizá mil y dos veces más.

♦PªU♦ dijo...

jajajaj, te invito a leerlo mil y dos veces más, y si llegás a entender lo que me dicata mi alma ayudame!! que a veces ni yo la entiendo.