viernes, 7 de mayo de 2010

Ese día...


Ese día que tus canas se burlen del contorno de tus ojos, y a tu lado la arruga de la cama este fría, y ningún tacón te despierte en la mañana, ese día, piensa en mí… o mejor no.
Cuando se sequen tus recuerdos, y la historia de las bragas de las mil damas se añeje, ese día que ni el espejo te quiere, piensa en mi… o mejor no.
Cuando tus mentiras salgan con el sol, y el horizonte te despoje, ese día, que con mis manos te abofetee otra falda, y el galillo de mi voz, en la melodía que arrancó mi piel el día que morí por ti, te deje sordo, piensa en mi… o mejor no.
Cuando te llegue la factura de los juegos de hombre macho, y los intereses al 7% de mis lágrimas te ahoguen. El día que las putas se evaporen, piensa en mi…. o mejor no.
Cuando tus rodillas te sangren y el tiempo te desarme, cuando tu migratorio cuerpo se llene de agujeros agrios por tantas bocas que te mordieron y tu saliva sepa a Heparina por la escasez de tu corazón. Ese día… ese día piensa en mí… o mejor no.

Mejor hazlo el día que ya no te ame y no me sangres en los dedos.

“And every time I scratch my nails down someone else's back I hope you feel it”
Alanis Morissette

6 comentarios:

Alejo dijo...

-Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde- Realmente no sé muy bien el por qué acudió esto a la mente apenas terminé de leer, pero supongo que hay cosas que no se pueden explicar con la razón de la lógica; y al menos visualizo del jodido daño que no pocas veces uno provoca de forma estúpida a una mujer: los intereses temporales resultan terminar pasando factura tarde o temprano.
Apartándome del post, hago algo que no he hecho pero que lo amerita con creces (responder en otro blog): vuelvo a casa en la madrugada y leo tu comentario, primero me dio risa! pero luego las últimas 2 frases en especial la última, me cobijaron con una calidez incomparable y extraña hasta el momento. Como esas mantas que surgen justo en los momentos menos inesperados y más necesitados. Bienvenidas las letras del azar oportunas. Por eso, mil gracias y un infinito abrazo rodeado de sincero cariño.
Ale.

♦PªU♦ dijo...

Hoolaaa, en este momento mi corazón está de carnaval, pensé que no sabría de ti en un tiempillo! ajjajaja
Que gustazo!!
Un basote!

La paciente nº 24 dijo...

Me gustó saber del porcentaje al alza de unas lágrimas, de la sordera de la muerte, del sabor de la saliva cuando al corazón le crecen enanos, del amor de los espejos y de los tacones-despertador; ahora el tack tock de un reloj-zapato, me gustó saber…o algo mejor.

[Sé bien eso de los trabajos ingratos, yo también vengo aquí]

♦PªU♦ dijo...

Hola paciente!!!
Me alegra mucho saber que te gustara... después de leer como escribís, es un honor!
Saludos

Pez Susurro dijo...

El día que llegue ése momento


os romperéis...

confío en tu poder de regeneración.

un besazo, Pau

♦PªU♦ dijo...

Yo también... Aunque sé que no me romperé, bah talvez sólo un rasguño ;)

Un beso en la pecera!!