lunes, 1 de marzo de 2010

Atrapada en tercera persona


Nunca deseó tanto la muerte como esa mañana, (el aire allá debe de ser más liviano) ni siquiera con la tristeza más amarga.
No había nada recorriendo sus venas, ni oxígeno entrando en sus pulmones, ni escasa luz en su pupila. No era amor o trabajo, tampoco familia… tal vez ese era el problema… no había nada.

No había caricaturas en su fábula, ni hadas en sus cuentos.

Como bola de nieve se agrandaron las pequeñeces, el ruido de la licuadora en la mañana, los típicos gritos de papá y mamá, las motos en la calle, la basura en las aceras, los infractores, los niños solos yendo a las escuelas, las raíces descuidadas, esa uña despintada, el olor de la pintura, el maldito ruido de las alarmas, la mancha de pasta, el sonido de la gente al masticar, los olores a comida, el café hirviendo, y el correo vacio que avisaba el eterno día. Era una bola de nieve en su mochila.

Gritos, pleitos, discusiones, gritos, quejas, gritos…..

BASTA!!!! Ella tenía ganas de silenciar todo. De volver a sentir los cilios de su nariz siendo acariciados por el aire espeso, con el que ya estaba acostumbrada a bailar, pero un aire callado… silencioso y mudo… Tal vez ella deba abrir más la boca y tragar menos, pero nunca deseó tanto la muerte como esa mañana.

4 comentarios:

Alejo dijo...

Te sienta genial esta redacción, -particularmente el 2 párrafo: el sonido de la gente al masticar (hasta se me inflan las venas de pensarlo jajajaja)-
Todo fue como un grito mudo.
Luego de unos días sin pasar, se siente muy bien regresar acá. Como un bálsamo resulta visitar el rincón de PaU.

Adjunto al comentario (en un paquete con sobrepeso) un beso y un abrazo.

♦PªU♦ dijo...

Hola Alejo!! Que bueno verte... A mi se me infla la alegría cuando te veo por acá ajajaj... Y no te preocupés, aquí no se cobra por sobrepeso, mas bien se llora el peso liviano!
Un besote!!!

La paciente nº 24 dijo...

Siempre pensé que era extraño desear la muerte por la mañana, cuando aún a ese día no le ha dado tiempo de pasarle nada. Quizás, entonces esa sea la muerte más terrible, desearla porque sí, por todas las mañanas acumuladas.

El correo vacío fue una perfecta imagen de la desolación…

♦PªU♦ dijo...

Hola :D
" La muerte no llega más que una vez, pero se hace sentir en todos los momentos de la vida."
Un beso!!