sábado, 5 de diciembre de 2009

¿Qué vas a ordenar?


Sorprendida y sin queja te encuentro sentado ya en la mesa,
¿Qué vas a ordenar, para llevar, o tenés tiempo para beberte una copa de vino más?

Tengo una cava reservada con el mejor vino,
hecho de uvas que ansían degustar tu lengua.

Tengo la noche marinada por años,
con una luna rellena de caricias

Y de postre tengo mis labios
que desean ser rociados con chispas de colchón.

Entonces, ¿Qué vas a ordenar, prófugo del tiempo?,
¿recuerdos para llevar, o vivirás cada uno de ellos?

2 comentarios:

Alejo dijo...

Ahuyentando el fantasma de no haber pasado por acá, comienzo a leer, y a re-leer este menú que deja sabor a placer, un placer que solo un buen comensal puede aprender a degustar. Los efectos de una sonrisa que queda como propina bien se podrían mezclar con el postre inevitablemente para llevar (me fascinó esa parte).
En otras palabras y dejando atrás el enredo que adorna mi comentario, solo quisiera pedir un millar de estas ordenes para el futuro, para que no falte nunca el gusto de leerte!
como siempre: un hasta pronto y un abrazo sincero de este Alejo.

♦PªU♦ dijo...

Que bueno verte de nuevo por aca!... Qué te dire, creo que el menú lo disfruta tanto el buen comensal como el chef, sino, no sería negocio jajaj
Besos!