viernes, 12 de febrero de 2010

¿Bailamos?


¿Y si la tinta que danza en la hoja me engañara?
y no es tu piel la que me abraza en compás…
sino las palabras que vuelan en el cuaderno, reorganizando el cajón donde tengo guardados los recuerdos que una vez jugaron a las escondidas con el tiempo, y la tinta sólo los hace latir.

Y si son mis dedos los que aprendieron a escribir, divorciándose de mi mente, e imprimen el sueño que tuvieron el día que la luna dejo caer su copa de vino, y miles de vidrios adornaron el cielo, gasificándose el líquido en un ritual de entrada por cada poro de nuestras risas, embriagando hasta el más sobrio y cuerdo ideal. Liberando a esos dedos para escribir de amor… en donde no recuerdan más que el roce de tu mejilla.

Cegando la mirada intimidante de la voz interna, y deseando bañar mi garganta con el vino de la luna, que nos hizo una vez amar, aunque fuera por ese lapso donde asesinamos la sobriedad.

Tocando con la punta de la curiosidad la puerta donde vive incierto e ilusión, esperando que me reciban una tarde y le pongan azucar a mi café.
Talvez con la esperanza a cambio de un poco de realidad, antes de volverse locos en su coexistencia, donde uno no sabe qué hay más allá y la otra le describe el paraíso, y al llegar, sólo eres tú en otro velero.

¿Y si la tinta que danza en la hoja me engañara?
y sólo rescata la parte ilusoria de lo que ven mis ojos cuando se prende la luz.
Le pediría que no muriese nunca… y que me saque a bailar.

4 comentarios:

Alejo dijo...

Sentí como el "Y" se balanceaba caprichosamente al compás de la marea, de un vaivén, de un lado y otro de la fina cuerda en la que le gusta danzar de puntillas...el equilibrio es su aliado, para que no se precipite al vacío de realidad.
Brindo por la "Y" la eterna equilibrista.
Un abrazo y beso PaU.

♦PªU♦ dijo...

Salud!! Por ella, para que no se quite nunca sus zapatillas!
:D besos Alejo!!

Asturiela dijo...

Llorar a lágrima viva.
Llorar a chorros.
Llorar la digestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.
Abrir las canillas,
las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma, la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos,
y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.
Asistir a los cursos de antropología, llorando.
Festejar los cumpleaños familiares, llorando.
Atravesar el África, llorando.
Llorar como un cacuy, como un cocodrilo...
si es verdad que los cacuíes y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.
Llorarlo todo, pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz, con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo, por la boca.
Llorar de amor, de hastío, de alegría.
Llorar de frac, de flato, de flacura.
Llorar improvisando, de memoria.
¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

yo usaria el llorar tambien con ESCRIBIR.
BESOS.

me ha dado el captcha: "noaspas" que bello mensaje!!

♦PªU♦ dijo...

Hola Asturiela,

Definitivamente, que RICO que es llorar con ganas!!

Gracias por tu comentario, me ENCANTO!

Besos