sábado, 6 de noviembre de 2010

Tocarte quema

Siento las llamas tocar mi rostro,
como quién toca la puerta de improviso.
Son tus caricias acompañadas de culpa,
y es mi culpa acompañada de soledad

Nuestros cuerpos envueltos
en una llama del mismo infierno

Como si el fuego no hubiese desfigurado nunca
mi rostro en las madrugadas.
Y mi llaga curada de tiempo,
lamentándose lo mal aprendiz que he sido.

En cada caricia,
la pólvora que roza la lija de mi moral.
Y en el susurro que tragaba mi piel,
la ira de una pasión sofocada de esperar,
como despertando de un coma.

Pero el humo que tragamos
sólo huele a soledad.

Y en el retrovisor,
te alejas con la neblina y la noche
dejando en llamas mi vientre,
hasta convertirme en carbón.

29 comentarios:

Juanjo dijo...

No hay prisa por convertirse en polvo.

Precioso poema.

DANI dijo...

Menuda maravilla pasional. Pero no te conviertas aún en brasa, quedan muchas mechas por encender.

Besos encendidos

sandocan en bicicleta dijo...

impotencia.
asi me siento luego de leerte.
que palabras tan intesas.

aunque no hay marcha atras,
llevo el retrovisor igual.

un saludo desde la lejania.

Miguel Rodríguez dijo...

A todos nos gusta jugar con fuego.
A mi me gusta además cuando cuentas sobre tus fuegos.

besos!

Nayuribe dijo...

Esos encuentros llenos de remordimiento... cuesta tanto alejarse de ellos...

besitos

PSYCOMORO dijo...

A veces la pasión se deja notar cuando pasas sobre ella; cuando empiezas a olvidarla entiendes por qué nunca dejarás de echarla de menos. Queda el fuego sentido y la grandeza de los momentos. Intenso, poema, PªU.

♦PªU♦ dijo...

Hola Juanjo,
Si igual en polvo nos convertiremos, porque apresurarse no? jeje

Hola DANI, me encantó eso, tendré mis fosforos listos para esas mechas!

Sandocam, un honor que eso lo diga alguién que me pone la piel de gallina cada vez que lo leo.

Hola Miguel, jugar con fuego nos lleva las emociones al maximo, creando adicción, es ahí donde debemos tener cuidado.

Hola Nayuribe, si.. un conflicto interno total jeje

Hola psycomoro, mejor no alejarse mucho para no tener que echarla de menos, digo, en un mundo ideal :S aaja


Un beso a TODOS, cada comentario tan valioso como el beso que les envio. Gracias!!

Alejo dijo...

Atrás solo van quedando las cenizas de un infierno con forma de fénix, esperando revivir tan solo un rato.

Un beso y un abrazo.

Alejo

♦PªU♦ dijo...

Mi queridisimo Alejo!!!! me alegra verte por acá!!
Un beso con toda la fuerza!!

mori dijo...

Que lindo que escribis !!!! Un gusto leerte!
Besos!!!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Los cuerpos que queman al tocarlos es lo que yo busco...

Saludos y un abrazo.

Elena Lechuga dijo...

La moral siempre viene luego. La ética es la que nos distrae. El fuego el que nos quema.
Bss

♦PªU♦ dijo...

Hola Mori,
Gracias :D el gusto es mío más bien!

Hola Hiperión, jeje suerte con eso! espero que te vaya mejor que a mi! :)

Hola Elena!
Toda la razón! :D

Gracias por sus comentarios, les mando un beso gigante!!!

Alicia dijo...

Uuuuf esos encuentros solo cenizas con fuego dejan. Besos

romulo netto dijo...

Desejo trocar correspondência comvocê. meu e-mail é kcnetto@yahoo.com.br
sou poeta, contista e romancista
Romulo

♦PªU♦ dijo...

Hola Alicia! Si.. lastima que la ceniza es muy facil de que se la lleve el viento.

Oi Romulo,
Muito interesante o seu blog, fala muito dos problemas sociais, é um contista né? e um poeta "POIS É, PRA QUÊ" gostei muito.
Beijos

Wílliam Venegas dijo...

Tengo uhna especie de déjá-vu con te blog, con tu foto y con tus letras. Me digo, no puede ser. Sí, me encanta tu estilo y tu arte; lo haces bien, penetras líricamente en vivencias comunes. Espero vengas algún día y te inscribas como seguidora de mi blog. Yo lo haré en el tuyo.

Wílliam Venegas dijo...

A Elena Lechuga, a su comentario:
¿hay diferencia entre moral y ética? Creo que no.

Wílliam Venegas dijo...

Me tocó ser el seguidor número 17 de su blog. Bonito número. ¿Ha publicado alguna vez un libro?
Debieras hacerlo, si no lo has hecho. Es que eres buena poeta.

Perdona unos errores de dedo en el comentario anterior, lo escribí muy rápido y lo dejé sin revisarlo.

Ester dijo...

dicen que donde hubo fuego, quemaduras quedan :(, cómo aplica eso para muchas de nuestras relaciones pasadas.
*si necesita ejemplos pregunte aqui

un abrazo Pau que bueno leerte de regreso

La paciente nº 24 dijo...

Creo que llego tarde pero traigo un extintor, unos guantes ignífugos de nomex y un rollo de esos para la respiración. Que el fuego no nos pueda, no, no, no.

♦PªU♦ dijo...

Hola William!
Muchas gracias por tus comentarios valiosos!

Hola Ester,
Y no hay crema que quite la marca!
Besoso :D

Nunca es tarde en cuanto a emergencias se trata!! al menos para apagar la brasa que pudo empezar otro fuego jeje

Muchas gracias y besos!!!!!!

Wílliam Venegas dijo...

Pau:
queda pendiente que se sume usted a mis seguidores, así 'blogger' me avisa cuando usted pone entrada nueva. ¿Qué le parece si lo hace?
Gracias por su visita a mi blog, no exenta de humor fino

Ricardo Miñana dijo...

Que pases unas felices fiestas,
y que la paz y la felicidad entren
en tu hogar.

Un abrazo

Maria Fernanda Pastori dijo...

Hermoso como esta narrado, tanto fuego, esas llamas... esos suspiro...
besos

Manuel dijo...

La culpa no nos permite ser felices...

Rodolfo Carrillo M. dijo...

Ah! Tiempo de no leerte...
Estuve alejado de las canchas un rato...
Pero la melancolía y los sueños pueden más que la razón mundana...
¿Cuántas noches entre la culpa y el deseo?
Gracias por los sueños y recuerdos en cada palabra!
Feliz Año!

♦PªU♦ dijo...

Hola Ricardo,
Muchisimas gracias espero que tuvieras una linda navidad y año nuevo.

Hola Maria Fernanda
Pero fuego del que quema las entrañas.

Hola Manuel
Pero si le prohibimos la entrada, no sabriamos del bien o el mal..jmm no suena tanmal! jeje

Hola Rodolfo!!!!
Tanto tiempo! ejejeje ... si yo he andado igual, el trabajo a veces me consume y estoy llegando tarde a muchos blogs, así como al mio :(

Les mando un beso a todos, y muchos exitos para el 2011, llegaré a sus blogs pronto, lo tengo muy presente ;)

Wílliam Venegas dijo...

Pólvora, lija y moral
buena parte.

Debo venir más seguido a leerte.


Shakespeare escribió en La Tempestad, en boca de uno de sus personajes: "Nosotros somos esa cosa de la que los sueños están hechos y nuestra vida está rodeada de un sueño".