jueves, 14 de enero de 2010

Vida Ajena


A veces te leo con la esperanza de encontrarme deambulando con mi vestido rojo entre el blanco y negro de tu memoria, esa noche en que tus versos besaron la tinta. Ser esa protagonista en la historia poeta que reviven tus letras, y vivir la vida ajena de la dama que hurtó el alma de ese trovador.

Perderme entre la historia foránea que despierta mi mundo al caer en el agujero de la distracción, y refugiarme por un instante en el dolor de una vida ajena, ya que es más fácil llorar la partida de quien no existió.

Y así me sumerjo entre los escritos que leo, llevando el adiós de la certeza del último suspiro, alimentando la nostalgia propia con la ajena, creando una fusión de psiques.

Tu olor borró toda melancolía que inundaba mi espacio, pero siempre seré esa soñadora amante del amor y anfitriona de la soledad.
Aún metabolizo tristeza en las horas muertas, aunque sea por medio de la vida ajena que una vez sentí.

6 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Interesante texto, muy lírico, por cierto. Persevera.
Espero nos leamos.

Saluditos...

♦PªU♦ dijo...

Hola Jorge!
Muchas gracias por tus palabras!!!
Sí, nos estamos leyendo ;)
Saludos

Alejo dijo...

Romántica PaU ! amando al amor, quemando la memoria con la retina y degustando al sentimiento con 4 párrafos. Comienzo a creer que no se debe recorrer mucho el mundo para que seas la musa de un verso o de los desdobles infinitos de una vida.
Parece que hiciste que me sintiera generoso con el comentario jaja.
Beso y abrazo, de este lector tuyo (que llega tarde pero llega )

♦PªU♦ dijo...

Hola Alejo!!
La generosidad siempre será bienvenida ajajajaj
Lograste sacarme una sonrisa acompañada de ilusión.
Un beso grande

Rodolfo Carrillo M. dijo...

Dicen que la poesía solo es de uno en el momento en que se escribe... luego pasa a ser de quien la lee...
Son esos sentimientos que generan lo que hace que las palabras dejen de ser nuestras pero hagan nuestros los sentimientos.
Que alegría que haya personas que compartan sentimientos de esta forma para así saber que uno no está solo... que tristeza que sea la melancolía quien nos una...
R.

♦PªU♦ dijo...

Partiendo de que el amor es un sentimiento subestimado, y si estoy enamorada del amor con la potencia que este se merece, no se puede amar sin ser compañera de la melancolía... Por eso siento que es parte de mi.
:S no se que enredo hice o si se me entendió, al menos yo la tengo claro jajjaja
Besos Rodolfo!